30 años de México 86: del Azteca a Manchester, con delivery incluido, el insólito viaje de la camiseta del mejor gol de la historia

0
569

A 30 años de los cuartos de final ante Inglaterra en el Mundial de México, LA NACION reconstruye el recorrido de la camiseta con la que Maradona marcó el gol más recordado de la historia

Hodge escribió el libro El hombre con la camiseta de Maradona; se sacó fotos con su hijo, y luego de 16 años la donó a un Museo
Hodge escribió el libro El hombre con la camiseta de Maradona; se sacó fotos con su hijo, y luego de 16 años la donó a un Museo.

LONDRES.- Suena el silbato del árbitro tunecino Ali Binnaceur y al campo del Azteca lo invaden suplentes, asistentes, fotógrafos, alcanzapelotas tras la victoria 2-1. Enseguida, Maradona queda envuelto en ese gentío.Steve Hodge(N°18 inglés, 23 años), ya eliminado del Mundial, quiere llevarse una camiseta rival. Intenta acercarse hacia donde está Maradona, pero con Chris Waddle (N°11) apenas llega a darle la mano y le desea suerte.

De camino al túnel, al zurdo inglés lo intercepta el periodista Jim Rosental, de la cadena ITV. La entrevista se extiende unos minutos en el campo de juego (“realmente no recuerdo si me preguntó por la mano, aún no me había dado cuenta de cómo había sido el primer gol”, dice Hodge), entonces vuelve, minutos después, solo, al vestuario.

El inglés, aún masticando la bronca por la eliminación, se topa con Maradona, que tras el pandemónium camina inexplicablemente solo por el túnel hacia el vestuario. Cuando lo tiene a unos cinco metros, Hodge le hace una seña: tironea del pecho su camiseta con la mano derecha. Diego entiende y acepta sin pronunciar palabra, “hace un gesto como de rezo en agradecimiento”, se quita la número 10 azul y la cambia por la 18 blanca de Hodge.

Cinco segundos, sin diálogo. Así de breve describe Steve Hodge la manera en que la camiseta de fútbol más famosa de la historia llegó a sus manos, en apenas su cuarto partido como titular con la selección y semanas después de rozar el descenso con Aston Villa.

Ese premio a cambio del pase involuntario en el gol de la Mano de Dios va directo al bolso de un Hodge que se sienta en un rincón del vestuario inglés y cae en la cuenta del engaño: “Se salió con la suya, fue clara la mano desde donde yo estaba”, grita el entrenador, Bobby Robson.

La Mano de Dios

“Tenía la camiseta en una mano, cuando entré había mucha gante: fisioterapeutas, medios, Bobby [Robson] estaba retando a algunos jugadores… lo último que iban a pensar era en si tenía una camiseta argentina o no. Nadie me dijo nada, la puse en el bolso y me la llevé…”.

Eliminado, el plantel inglés regresa a Inglaterra. Hodge, contratado por Tottenham tras el Mundial, se muda temporalmente a Londres, pero guarda la camiseta de Maradona en el altillo de su casa de Nottingham (donde aún vive), durante 16 años.

En 2002, Hodge se entera que la camiseta de Pelé del Mundial 1970 (también usada en el Azteca) se vende en una subasta a £157,750 (220.850 dólares entonces) y decide asegurar la N°10 de Maradona.

“Al otro día traté de asegurarla, pero nadie quiso realmente. Me decían que podía valer 10 libras o 10 millones; nadie podía ponerle un precio, entonces como tenía tanto valor no podía seguir en mi casa. Fui al viejo Museo del Fútbol que estaba en Preston (noroeste de Inglaterra), ellos la recibieron y la aseguraron.”

Foto: LA NACION

Pero antes de donarla, Hodge es invitado al programa satírico-deportivo Soccer AM por la cadena Sky. Viaja un viernes por la tarde y se aloja en Londres. A las 23, una productora lo llama al hotel para decirle que llevara la camiseta al programa al día siguiente. Hodge no sabía que debía traer la camiseta: seguía descansando en el ático de su casa.

“Tuve que llamar a un vecino que tenía una llave para que entrara y subiera al altillo a buscarla.”

De apuro, el vecino entra a la casa de Hodge, sube al altillo, la descuelga de la percha, la empaqueta en un sobre grande y se lo entrega en mano al empleado del servicio de mensajería que contrató la productora para traer desde Nottingham la camiseta de Maradona.

Así, la N°10 más famosa viaja dos horas y media en una moto por la autopista M1 en la madrugada del sábado.

“Recuerdo cuando tocaron la puerta de mi habitación en el hotel de Londres y me dieron un sobre grande: sentí un gran alivio al ver que lo que había dentro era la camiseta de Maradona. Lo pienso ahora y me doy cuenta de que fue una locura.”

Las anécdotas con la camiseta N°10 lo llevan a Hodge a publicar, en 2010, su biografía con el título Steve Hodge, el hombre con la camiseta de Maradona.

La camiseta de Maradona en TV en 2010

Luego de ocho años en el viejo museo de Preston (cerró en abril de 2010), la camiseta es mudada a Manchester, al nuevo Museo Nacional del Fútbol.

En el segundo piso, en el sector “Global Game”, junto a la camiseta del alemán Franz Beckenbauer del Mundial de 1974, un muñequito de la mascota de México 86 y otras reliquias de los mundiales, aún brilla esa camiseta que fue conseguida de apuro a pedido de Carlos Bilardo en una tienda perdida en la capital mexicana dos días antes del partido ante Inglaterra.

Detrás del vidrio, debajo de la camiseta más famosa hay una leyenda que dice: “Hand of God: el argentino Diego Maradona fue la estrella del Mundial 1986. En los cuartos de final ante Inglaterra anotó el primer gol con la mano. Maradona dijo después que fue ‘un poco con la cabeza de Maradona y un poco con la mano de Dios’. Su segundo gol fue un esfuerzo individual brillante.”

Parado frente a la vitrina, con mucha diplomacia, el coordinador de las colecciones del museo, Nick Jones, cuenta que “aunque aquí es recordado por The Hand of God, los fanáticos del fútbol vienen a ver la camiseta de Maradona”.

Treinta años después de ese Argentina-Inglaterra, la camiseta N°10 azul luce tan intacta como el mito. Lo confirma el propio Hodge: “Hasta el día de hoy no fue lavada y conserva la transpiración y el ADN de Diego Maradona”.

El Gol del Siglo

Fuente La Nacion

comentarios en Facebook